viernes, 28 de enero de 2022

Estaciones

                             LIII

Hay una edad divina, la primera
etapa de la vida, la niñez,
donde todo es candor y nitidez,
donde siempre se vive en primavera.
 
Después, la juventud, sueño y quimera,
nos envuelve en un halo de embriaguez
donde siempre el amor es parte y juez
de nuestra loca vida placentera.
 
Mas, un día  termina aquel verano
que incendió nuestras vidas. Lentamente
cambiamos lo divino por lo humano.
 
Maduran nuestros sueños. Nuestra mente
presiente ya un otoño muy cercano
que abocará al invierno finalmente.
                                               Septiembre-2013

jueves, 1 de abril de 2021

El Soneto

                        LII

El soneto ha de ser camino llano
para quien con el alma lo leyera,
ha de ser verso vivo, sementera
de la que brotará cálido el grano.
                
El soneto ha de ser sueño cercano
a quien siente el amor como quimera,
ha de ser linda flor en primavera
y fructífero árbol en verano.
 
Guardar debiera un fondo muy concreto
pero envuelto en vestido tan brillante
que pudiera hechizar al más discreto.
 
Y es que, para lucir tan elegante,
necesita tener todo soneto
henchido el corazón, bello el semblante.


                                                        Agosto-2013

lunes, 15 de marzo de 2021

Amores

 

                         LI
 

Hubo un primer amor de risa y luna,
fue un amor con sabor a caramelo
que se quedó a vivir entre su pelo
velando sus ojitos de aceituna.
 
Llegó luego de forma inoportuna
un amor más real, de pies en suelo,
un amor de arrebato, de revuelo,
que duró lo que el sol de mi fortuna.
 
Y por fin, un estío sofocante,
cuando el trigo ya estaba sazonado,
llegaste tú con lluvia en el semblante
para apagar mi fuego enamorado.
 
Te fuiste tras el viento de levante…
¡Nunca volvió el amor aquí, a mi lado!
 
                                 Julio-2013